Falsos mitos sobre la carne roja

  • La carne roja eleva el colesterol:

En parte esto es cierto, la carne roja eleva las grasas saturadas, subiendo el colesterol HDL (Bueno) y LDL (Malo). El bueno nos protege del malo, contrarrestando su efecto negativo.

  • Los humanos no fuimos diseñados para comer carne:

Este es uno de los mitos más extendidos, pero prueba de que esto es mentira, tenemos nuestra dentadura, que esta ideada para descomponer y digerir los nutrientes que encontrados en las carnes

  • El consumo de carne debilita los huesos:

Se piensa que el consumo de carne roja aumenta la acidez en el cuerpo, afectando al calcio de los huesos, sin embargo a el consumo de carne ayuda a mantener la densidad de los huesos, disminuyendo la posibilidad de padecer osteoporosis a largo plazo

  • Comer carne no es necesario:

La carne roja incorpora una gran variedad de nutrientes y ademas es fuente de vitaminas y proteínas difíciles de encontrar en otros alimentos

  • La carne roja se pudre en el colón:

Las carnes rojas son atacadas por las encimas y ácidos estomacales, descomponiendolo por completo y lo que pasa por el colon son desechos como cualquier alimento